La historia vuelve a repetirse

03May07

Se ha escrito mucho sobre la explotación de mujeres traídas de Europa a América desde el siglo XIX hasta casi la mitad del XX. Hasta las propias canciones típicas de cada pueblo latinoamericano narran el hecho. Hay un tango argentino que, entre tantos otros que hablan de francesas y polacas, menciona a la francesita que supo llevar a los burdeles de Buenos Aires “la poesía del quartier”.

Y es precisamente en la Argentina, leemos en la edición del jueves 15 del diario Página/12, donde la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) inició una campaña que se extenderá a otros países latinoamericanos. Con videos protagonizados por la actriz uruguaya Natalia Oreiro y una canción para difundir entre los jóvenes que narra la historia de Lucía, una chica nacida en un pueblo pequeño que con la promesa de buen trabajo y buen dinero partió a la gran ciudad. Sin embargo, una vez allí se convirtió en víctima de la esclavitud de estos tiempos, que se llama “trata de personas” y se expande por toda Latinoamérica y el Caribe.

No son sólo mujeres jóvenes las víctimas. También niños y adolescentes de ambos sexos. Leemos en un trabajo publicado en nuestro sitio (“Trata de blancas en la Ciudad de Quito”, de Carolina Yanchapaxi) que en la modalidad de tráfico externo de niños, éste “está dirigido a cubrir una demanda más amplia en el mercado internacional y por ello está relacionado directamente con redes de EE.UU., Europa y Asia”. En esa misma monografía hay un listado estremecedor, del que hacemos una síntesis breve: “…Caravanas de mujeres traficadas instaladas en las cercanías de bases militares para entretenimiento de oficiales y soldados, ofrecidas como esclavas en sitios de Internet, mujeres y niños anunciados como parte de paquetes turísticos a los que se puede acceder rápidamente en un vuelo charter con todo incluido…”

Aunque es el más redituable (al año, según Naciones Unidas, moviliza entre 5 y 7 billones de dólares y 4 millones de personas), el propósito del comercio de gente no es siempre sexual. Hay hombres, mujeres y niños “exportados” para labores domésticas o como envases descartables de drogas.



No Responses Yet to “La historia vuelve a repetirse”

  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: